lunes, 14 de marzo de 2011


Hay que reconocer que la educación como núcleo del saber pedagógico, permite ampliar las competencias y potencializar habilidades, no sólo para el comportamiento social, sino para la adaptación del hombre en la sociedad de manera productiva.  Por ello, es importante abrir espacios para la búsqueda de información que nos permita ampliar el horizonte del conocimiento para procesar, comprender y aprovechar el valor agregado que puede generar esta materia prima en la realización de nuestras vidas con éxito.

La educación desde una concepción integral, debe ser comprendida como un proceso de formación permanente a lo largo de toda la vida del individuo en su práctica social, esta premisa requiere pensar que la educación como proceso de formación es continuo, constante desde que se nace hasta que se muere; al representar en el ser humano una construcción de sus conocimientos, aptitudes, de su facultad de juicio y de su actuar, permite tomar conciencia de sí mismo y de su entorno para desempeñar una función social protagónico.

Esperamos que la información suministrada te sirva de recurso en tu formación académica y profesional.

“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.

San Francisco de Asís


video